Diez consejos para sobrevivir a un viernes

Diez consejos para sobrevivir a un viernes

El viernes te puede encontrar eufórica, impaciente y contando cada minuto hasta las seis de la tarde para poder salir a la calle y que el aire de otoño te pegue en la cara y sentirte libre, aunque sea hasta el próximo lunes a las 9 am. También te puede encontrar al borde de un ataque de histeria porque tienes exactamente 8 horas, si es que no te quieres quedar un viernes trabajando en la oficina cuando todos ya se fueron, para ejecutar una to-do-list de tareas pendientes que vienes arrastrando desde el martes. O bien, te puede encontrar indiferente, tranquila y como si fuese un día más, no sientes esa presión en columna vertebral que te hace querer salir corriendo y te tiene inquieta, o ese pico de estrés en el pecho por todas las tareas que tienes que terminar hoy sin falta.

No importa cuál de estos tres panoramas es el que hoy tienes sobre tu espalda, estoy segura de que estos diez consejos te salvarán en más de una ocasión.

Diez consejos para sobrevivir a un viernes

He recopilado los mejores tips que he leído en los últimos tiempos para sobrevivir a cualquier viernes en la oficina. Si alguno de ellos te sirve, te recomiendo que lo apliques hasta que sea un hábito más para que tu rutina en la oficina sea más saludable. Enjoy it!

  1. Dormir bien para evitar el sueño en la oficina
    Primero, es prioritario que establezcamos un horario fijo para dormir, ya que nuestro organismo actúa como un reloj y es necesario preservar su buen funcionamiento. Debemos acostarnos diariamente a la misma hora y dormir por un lapso mínimo de 8 horas.
    Fuente: http://oficinaybienestar.com/

  1. La silla, tu mejor aliada
    Ajusta su altura hasta colocar tus brazos y tu cuerpo de forma correcta. Las extremidades deben formar un ángulo de flexión con el codo que debe ser superior a 90º. El asiento de trabajo deberá ser estable, proporcionando al usuario libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.
    Fuente: http://prevention-world.com/

  1. Ataca primero las tareas más difíciles
    Prioriza y enfréntate a las tareas más complejas lo más pronto que puedas. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.
    Resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad.La otra cara de la moneda es dejar todo para el final y arriesgarte a cometer errores por no estar en tus mejores condiciones físicas y mentales.
    Fuente: www.entrepreneur.com

  1. Dedícate a atender un tema a la vez
    Si crees que ser multitarea es una ventaja, estás equivocado. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá, acto seguido, tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.
    El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, lo harás en menos tiempo. En lo posible, evita distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.
    Fuente: www.entrepreneur.com

 

  1. Planifica tus tareas en término de tiempo
    Regula cuanto tiempo debes demorarte en cada tarea, de modo que sepas cuando estás atrasado y así podrás forzarte a concentrarte más. El planificar las tareas en término de tiempo, es la manera más eficaz de aprovechar el al máximo tu concentración y así no tener que modificar los horarios. Se aconseja seguir la regla de los tres ochos: ocho horas para trabajar, ocho para el ocio y ocho para descansar.

  1. Aprende a decir que no
    Puede que odies decepcionar a los demás, pero por el bien de tu productividad, aprende a decir que no. Es imposible complacerlos a todos. Si le dijeras que sí a todos y a cada solicitud o favor que te piden, no tendrías tiempo de terminar lo que tienes que hacer.
    Fuente: www.accionpreferente.com

  1. Confía en tu equipo
    Confía en tu núcleo de trabajo y asociados. Es bueno contar con opiniones variadas y diferentes puntos de vista que permitan no caer en errores o tomar medidas ante estos. Además, tienes que hacer un esfuerzo por mantener conexiones con estos. Cada uno puede dar su punto de vista acerca de lo que está pasando y para ello, la comunicación es la base de todo. Que haya sinergias entre el grupo ayuda al rendimiento del mismo. Los consejos y otros puntos de vista siempre pueden aportarnos puntos positivos. Sean más o menos útiles a la larga, siempre escucha lo que los de tu alrededor pueden aportarte.
    Fuente: http://es.workmeter.com/

  1. Desconecta durante el almuerzo
    Si haces jornada partida desconecta a medio día. Nada de hablar de trabajo. Ve a comer a casa y habla con tu mujer, o queda con un compañero. Si comes tú solo reserva un tiempo para dar un paseo en un parque cercano, recargarás pilas.
    Fuente: http://blog.davidtorne.com/

  1. Establece momentos para chequear tus redes sociales
    Sabemos que en la actualidad es indispensable estar conectado a la red, y dependiendo de tu trabajo incluso podría ser indispensable estar en todas las redes sociales, pero a menos que seas un Community Manager debes distribuir tu tiempo entre ésta y muchas otras actividades del trabajo, así que destina un poco de tiempo en la mañana y tarde para ver tus mails y unos 5 minutos cada media hora para chequear lo que necesites.
    Fuente: http://blog.holagus.com

  1. Libera tu escritorio.
    Pasa los últimos 15 minutos de cada día ordenando tu escritorio. Deshazte de lo que no es necesario y guarda lo que sí lo sea. David Allen, autor del libro Getting Things Done: The Art of Stress-Free Productivity, recomienda tocar sólo un trozo de papel a la vez. Valora su relevancia, actúa en consecuencia y ve por el siguiente.
    Fuente: http://www.forbes.com.mx/

  1. No te olvides de la música. Existen varias listas con canciones motivadoras para empezar el viernes con muchísimas ganas. Recuerda, Friday I am in love.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Los cinco errores que tu empresa no debe cometer en las redes sociales

Los cinco errores que tu empresa no debe cometer en las redes sociales

Facebook, Youtube, Twitter o Pinterest – sólo por mencionar las cuatro principales redes – cambiaron la manera en que las marcas interactúan con su audiencia, convirtiéndose en un nuevo canal de comunicación donde la promoción se disimula con contenido inteligente, o como una plataforma idónea para ofrecer soporte personalizado a sus clientes. No hay duda de que cada día son más las empresas que apuestan por estar en las redes. Y tal es la vorágine en esta frenética carrera por conseguir más fans y Likes que su competencia, que muchas incurren en errores imperdonables.

He aquí los cinco errores prohibidos si quieres mantener sana la imagen de tu empresa:

  1. No tener una estrategia Social Media. Los perfiles sociales son parte esencial de la estrategia de marketing digital de tu empresa y tienen que responder a objetivos claros: difundir la marca, incrementar tráfico hacia la página web, fidelizar clientes o captar nuevos clientes, etc.
  2. Cualquiera puede gestionar las redes sociales de la empresa: un error tan habitual entre aquellos directivos que infravaloran el potencial de las redes sociales como un nuevo canal de comunicación con los clientes y dejan en manos de personal no cualificado la reputación online de la empresa, en vez de contratar un community manager. ¡Gravísimo error!.
  3. Tardar en responder o directamente no responder. Si tu empresa tiene un perfil social en alguna de las redes, es para potenciar la comunicación personalizada y directa con aquellos que se consideran fans de tu marca. Hacerlos esperar por una respuesta o directamente pasar por alto la duda, puede llevarte a dos situaciones negras: que deje de ser tu seguidor y ya no se sienta identificado con tu marca o peor aún, que comience a hablar mal del servicio de atención al cliente. Si un usuario te hace una pregunta, responde lo antes posible (siempre dentro de los horarios de atención al cliente indicados previamente).
  4. El contenido y tono de las publicaciones: que está totalmente relacionado con el error de centrar la estrategia en la empresa y no en el cliente. Si quieres llegar a tu público objetivo, tienes que hablarles en el mismo idioma y planear una estrategia de contenido a tono con sus intereses. No sólo hablar de tu empresa sino ofrecerles información útil para ellos.
  5. Cometer errores de ortografía. Olvidarse un acento, escribir mal un nombre o incluso el propio de la marca usarlo de mil maneras diferentes y utilizar demasiados hashtags, son algunos errores que pueden hacer trinar los dientes a cualquier seguidor cansado de las abreviaturas mal usadas y el idioma del whatsapp. En este punto también entra el uso correcto del logo, los colores de la marca y el estilo de cada post.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
¿Qué debe tener una página web de abogados?

¿Qué debe tener una página web de abogados?

Internet se ha transformado en el mejor escaparate para cualquier despacho de abogados interesado en captar clientes. Teniendo en cuenta que Google es el sitio idóneo para consultar rápidamente todas las dudas legales o no legales, lo más probable es que tu potencial cliente escriba directamente en el buscador “abogado civil en Madrid” o que plantee su duda de manera semántica escribiendo, “necesito un contrato de confidencialidad en Barcelona”. Si la página web de tu despacho está optimizada y funcionando, tienes muchas probabilidades de que haga clic en tus servicios.

Los motivos para tener una página web actualizada y optimizada son claros: además de un canal de ventas abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana, tu web es una plataforma virtual para poder presentar los servicios del despacho y su equipo e, incluso, ser un espacio de consulta para tus clientes, siempre y cuando alimentes el blog de tu web con contenido práctico.

Entonces, ¿qué debe tener la página web de un despacho de abogados? A continuación encontrarás una lista a tener en cuenta si estás pensando tanto en crear tu página web como en renovar la que ya tienes.

Estructura clara y contenido amigable
Para que una página web funcione al margen de cualquier detalle técnico o de SEO, lo principal es tener bien claro quién es nuestro cliente y a partir de ahí, diseñar una estructura web práctica y al grano, cuyo contenido hable el mismo idioma que nuestro target. Y cuando digo hablar el mismo idioma me refiero a una comunicación clara y directa. No es lo mismo hablar del régimen de insolvencia que trata la ley 1116 de 2006 con otro abogado que conoce el tema, que explicarle a un cliente los requisitos para acogerse al régimen de insolvencia.

Optimización SEO
Para que tu página web aparezca entre los primeros resultados de Google necesita cumplir con ciertas características que son indispensables. Puedes haber invertido en el diseño de tu web pero si no está optimizada, no te servirá de nada.
Mi consejo en este punto es que no escatimes en el SEO y contrates a un profesional porque si tu web no cumple con ciertos requisitos (palabras claves, etiquetas meta, url amigables, robot txt, etc) por más que tenga un diseño muy bonito, no te convertirá.

Call to action
Explícalo con las palabras que quieras, pero el objetivo de tu página web es captar nuevos clientes y fidelizar los existentes y para conseguirlo necesitas “llamadas a la acción” (call to action). Supongamos que la página web de tu despacho ya tiene una estructura clara y contenido amigable, además cumples con todos los requisitos SEO, sin embargo no consigues captar clientes a través de la web. Y es aquí donde varios despachos incurren en el mismo fallo, se olvidan del “call to action”, que no es otra cosa que “acciones” que buscan atraer clientes potenciales y convertirlos en clientes finales. ¿Cómo lo puedes hacer? Un simple formulario o el ofrecimiento de descargas de algún manual básico, por ejemplo, que le pueda llegar a interesar a tu cliente, a cambio de su e-mail; son sólo algunas de las posibles estrategias.

E-mail marketing
Son muy pocos los despachos que saben aprovechar este canal de comunicación para fidelizar a sus clientes y ponerlos al día de las últimas noticias en el despacho. Una vez al mes envía una newsletter a tus suscriptores y aunque no se trate de una herramienta de venta directa, intenta provocar cierta interactividad con tus clientes e influenciar de manera indirecta: puede ser que en ese momento no necesiten de tus servicios, pero estar presentes en su día a día puede servirte para ser recomendando.

Redes sociales
Las redes sociales pueden transformarse en un importante canal de comunicación y venta, siempre y cuando sepas qué estás haciendo. Así que antes que estar por estar, es preferible no estar. Sí, es importante para el posicionamiento de tu web tener redes sociales pero si no tienes un community manager especializado en tu área y que diariamente se encargue de actualizar y responder los comentarios en los diferentes perfiles, es preferible que no hagas nada porque puedes perjudicar la reputación de tu despacho. Pero insisto, las redes sociales bien elegidas y bien empleadas pueden ser un excelente canal de comunicación mucho más cercano que la web misma.

Blog
El blog como las redes sociales mantendrán tu página web viva, por eso es importante escribir un post al menos una vez a la semana y promocionarlo en todas las redes sociales. Si te tomas el tiempo de investigar qué es lo que tu target consulta en Google, puedes encontrar temas muy interesantes para atraer tráfico a tu web.

Resumiendo: puedes mantener esa esencia tradicional que distingue a tu despacho de abogados y, aún así, adaptar tu negocio a las nuevas tecnologías y, con ello, ampliar tu mercado. Piensa siempre cómo lo haría tu potencial cliente, ponte en sus zapatos y ¿por qué no?, realiza ahora mismo una búsqueda en Google tal cual lo haría tu cliente, usando las mismas palabras que él/ella utilizaría. ¿Aparece la web de tu despacho entre los primeros resultados?

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
20 Frases para motivar el trabajo en equipo

20 Frases para motivar el trabajo en equipo

El trabajo en equipo es la clave para que cualquier empresa alcance el éxito. Un ambiente armonioso en el que las sinergias funcionan: desde la persona que se encuentra en el front desk recibiendo las llamadas de los proveedores, hasta el último comercial que hace dos días comenzó a trabajar a puerta fría. No importa si son 5 ó 100 empleados, mantener motivado a tu equipo es la regla Nº1 si quieres que tu negocio tenga una próspera y larga vida.

Por eso he recopilado 20 citas inspiradoras que puedes utilizar en esos días cuando el trabajo los sobrepasa. Si lo deseas puedes copiar el texto en un archivo de Word, imprimirlo y tenerlo siempre a mano. 20 reflexiones que te permitirán ver las cosas desde otra perspectiva.

Motivando el trabajo en equipo

  1. “Cuando las arañas tejen juntas, pueden atar a un león”. Proverbio etíope.
  2. “El trabajo en equipo es el secreto que hace que gente común consiga resultados poco comunes”. Ifeanyi Onuoha.
  3. “No des a tus empleados por sentado. Si no valoras a tu equipo, ellos no valorarán a tus clientes”. Richard Branson.
  4. “Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos”. Alejandro Magno.
  5. “Con un equipo entusiasmado puedes conseguir casi cualquier cosa”. Tahir Shah.
  6. “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”.
    Vince Lombardi.
  7. “No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él”. Magic Johnson.
  8. “Es mejor tener una persona trabajando contigo que tres personas trabajando para ti”. Dwight D. Eisenhower.
  9. “No es una cuestión de cómo de bien funciona cada proceso, la cuestión es cómo de bien funcionan juntos”. Lloyd Dobens.
  10. “El espíritu de equipo es lo que da a muchas empresas una ventaja sobre sus competidores”. George Clements.
  11. “Recuerda; el trabajo en equipo comienza construyendo confianza. Y la única forma de hacerlo es superando nuestra necesidad de invulnerabilidad”. Patrick Lencioni.
  12. “Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron”. Paul “Bear” Bryant.
  13. “Ningún miembro de la tripulación es alabado por la robusta individualidad de su remo”. Ralph Waldo Emerson.
  14. “Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”. Madre Teresa de Calcuta.
  15. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. Anónimo.
  16. “Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización”. James Cash Penney.
  17. “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”. Zig Ziglar.
  18. “Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”. Henry Ford.
  19. “La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”. Isaac Newton.
  20. “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos”. Lyndon Johnson.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
El buen jefe y el mal jefe

El buen jefe y el mal jefe

Uno puede ser un gran profesional y experto en lo que hace pero al final del día todo se resume a si tienes un buen jefe o un mal jefe. El bueno habrá fomentado el trabajo en equipo y te sentirás motivado, el malo habrá hecho de tu vida una miseria y seguramente bloqueado tus expectativas a todos los niveles. Esa es la simple ecuación que separa tu buen día en la oficina de otro malo en el infierno. Así que ponte cómod@ porque mis intenciones son prácticas: revelarte cómo detectar malos jefes…y evitarlos.

He trabajado en varias empresas y bajo diferentes tipos de profesionales pero jefes de verdad tuve muy pocos, al resto con el tiempo y experiencia les terminé poniendo la etiqueta de “gestores de personas” y los guardé en el cajón de los errores a no imitar. En cambio a esos que considero mis buenos jefes, y a quienes les guardo un gran aprecio, los tengo presentes en mi cabeza junto a mis buenos maestros de escuela y profesores de universidad.

Recuerdo una entrevista que le hicieron hace un par de años a Jack Ma, dueño de Alibaba y cuya vida es cuanto menos curiosa (prometo un día escribir sobre él y me entenderán). En cierto momento de la entrevista le preguntan “¿qué consejo le darías a las personas que quieren prosperar en la vida?” Jack Ma respondió con unos cuantos consejos para cada etapa vital pero éste es el que más me sirvió en ese momento profesional: “Antes de los 30 años no se trata de en qué empresa participas, sino a qué jefe vas a seguir. Es muy importante saber qué tipo de jefe vas a seguir. Un buen jefe te enseña de forma diferente”.

Detrás de cada jefe hay un grupo de subordinados que conviven con él más de ocho horas diarias para bien y para mal, y de quien cuyas vidas profesionales depende, así que no hay lugar a dudas del papel que juegan los jefes en la vida de muchos.

Para Robert Sutton, profesor de Stanford y escritor del best seller “Buen jefe, mal jefe. Cómo ser el mejor y aprender de los peores”, el éxito o el fracaso de cada jefe depende de lo bien o lo mal que gestione estas relaciones humanas. Estudios realizados por Robert Hogan en 2008, y a los que Sutton se refiere, ponen de manifiesto que cerca del 75% de empleados afirma que su supervisor inmediato es el aspecto más estresante de su trabajo.

Entonces, ¿cómo detectar a un mal jefe?

Sutton termina su libro analizando las causas que conducen a ser un mal jefe y proponiendo unas recomendaciones para ponerle remedio, no sin cierto humor. Éstos son los 12 comportamientos característicos de los malos jefes:

  1. Insultan de manera personal
  2. Invaden el territorio personal
  3. Aparecen sin invitación
  4. Amenazan verbal y no verbalmente para intimidar
  5. Hacen bromas sarcásticas y provocaciones como manera de insultar
  6. Envían correos electrónicos tipo bombas (o llamas)
  7. Hacen criticas con el propósito de humillar a sus víctimas
  8. Tienen rituales públicos para avergonzar o degradar
  9. Hacen interrupciones rudas
  10. Tienen doble cara (y así atacan)
  11. Ponen caras y gesticulan con lo que no es de su agrado
  12. Tratan a la gente como si fuera invisible

Las medidas que propone el autor para protegerse ante una situación como la que expone son:

  1. Escapar.
  2. Si la opción anterior no es posible:
    1. Mantener tan poco contacto como sea posible con los imbéciles del lugar para evitar el contagio.
    2. Utilizar el arte del distanciamiento e indiferencia emocionales, que consiste en no dejar que su veneno entre en contacto con el alma.
    3. Intentar, como jefe, ofrecer a sus colaboradores directos zonas libres de cretinos, para exponerlos a actitudes civilizadas en lugar de a situaciones reprobables.

Y para terminar y si quieres saber más sobre cómo sobrellevar un mal jefe, dejo este vídeo.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail