El viernes te puede encontrar eufórica, impaciente y contando cada minuto hasta las seis de la tarde para poder salir a la calle y que el aire de otoño te pegue en la cara y sentirte libre, aunque sea hasta el próximo lunes a las 9 am. También te puede encontrar al borde de un ataque de histeria porque tienes exactamente 8 horas, si es que no te quieres quedar un viernes trabajando en la oficina cuando todos ya se fueron, para ejecutar una to-do-list de tareas pendientes que vienes arrastrando desde el martes. O bien, te puede encontrar indiferente, tranquila y como si fuese un día más, no sientes esa presión en columna vertebral que te hace querer salir corriendo y te tiene inquieta, o ese pico de estrés en el pecho por todas las tareas que tienes que terminar hoy sin falta.

No importa cuál de estos tres panoramas es el que hoy tienes sobre tu espalda, estoy segura de que estos diez consejos te salvarán en más de una ocasión.

Diez consejos para sobrevivir a un viernes

He recopilado los mejores tips que he leído en los últimos tiempos para sobrevivir a cualquier viernes en la oficina. Si alguno de ellos te sirve, te recomiendo que lo apliques hasta que sea un hábito más para que tu rutina en la oficina sea más saludable. Enjoy it!

  1. Dormir bien para evitar el sueño en la oficina
    Primero, es prioritario que establezcamos un horario fijo para dormir, ya que nuestro organismo actúa como un reloj y es necesario preservar su buen funcionamiento. Debemos acostarnos diariamente a la misma hora y dormir por un lapso mínimo de 8 horas.
    Fuente: http://oficinaybienestar.com/

  1. La silla, tu mejor aliada
    Ajusta su altura hasta colocar tus brazos y tu cuerpo de forma correcta. Las extremidades deben formar un ángulo de flexión con el codo que debe ser superior a 90º. El asiento de trabajo deberá ser estable, proporcionando al usuario libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.
    Fuente: http://prevention-world.com/

  1. Ataca primero las tareas más difíciles
    Prioriza y enfréntate a las tareas más complejas lo más pronto que puedas. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.
    Resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad.La otra cara de la moneda es dejar todo para el final y arriesgarte a cometer errores por no estar en tus mejores condiciones físicas y mentales.
    Fuente: www.entrepreneur.com

  1. Dedícate a atender un tema a la vez
    Si crees que ser multitarea es una ventaja, estás equivocado. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá, acto seguido, tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.
    El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, lo harás en menos tiempo. En lo posible, evita distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.
    Fuente: www.entrepreneur.com

 

  1. Planifica tus tareas en término de tiempo
    Regula cuanto tiempo debes demorarte en cada tarea, de modo que sepas cuando estás atrasado y así podrás forzarte a concentrarte más. El planificar las tareas en término de tiempo, es la manera más eficaz de aprovechar el al máximo tu concentración y así no tener que modificar los horarios. Se aconseja seguir la regla de los tres ochos: ocho horas para trabajar, ocho para el ocio y ocho para descansar.

  1. Aprende a decir que no
    Puede que odies decepcionar a los demás, pero por el bien de tu productividad, aprende a decir que no. Es imposible complacerlos a todos. Si le dijeras que sí a todos y a cada solicitud o favor que te piden, no tendrías tiempo de terminar lo que tienes que hacer.
    Fuente: www.accionpreferente.com

  1. Confía en tu equipo
    Confía en tu núcleo de trabajo y asociados. Es bueno contar con opiniones variadas y diferentes puntos de vista que permitan no caer en errores o tomar medidas ante estos. Además, tienes que hacer un esfuerzo por mantener conexiones con estos. Cada uno puede dar su punto de vista acerca de lo que está pasando y para ello, la comunicación es la base de todo. Que haya sinergias entre el grupo ayuda al rendimiento del mismo. Los consejos y otros puntos de vista siempre pueden aportarnos puntos positivos. Sean más o menos útiles a la larga, siempre escucha lo que los de tu alrededor pueden aportarte.
    Fuente: http://es.workmeter.com/

  1. Desconecta durante el almuerzo
    Si haces jornada partida desconecta a medio día. Nada de hablar de trabajo. Ve a comer a casa y habla con tu mujer, o queda con un compañero. Si comes tú solo reserva un tiempo para dar un paseo en un parque cercano, recargarás pilas.
    Fuente: http://blog.davidtorne.com/

  1. Establece momentos para chequear tus redes sociales
    Sabemos que en la actualidad es indispensable estar conectado a la red, y dependiendo de tu trabajo incluso podría ser indispensable estar en todas las redes sociales, pero a menos que seas un Community Manager debes distribuir tu tiempo entre ésta y muchas otras actividades del trabajo, así que destina un poco de tiempo en la mañana y tarde para ver tus mails y unos 5 minutos cada media hora para chequear lo que necesites.
    Fuente: http://blog.holagus.com

  1. Libera tu escritorio.
    Pasa los últimos 15 minutos de cada día ordenando tu escritorio. Deshazte de lo que no es necesario y guarda lo que sí lo sea. David Allen, autor del libro Getting Things Done: The Art of Stress-Free Productivity, recomienda tocar sólo un trozo de papel a la vez. Valora su relevancia, actúa en consecuencia y ve por el siguiente.
    Fuente: http://www.forbes.com.mx/

  1. No te olvides de la música. Existen varias listas con canciones motivadoras para empezar el viernes con muchísimas ganas. Recuerda, Friday I am in love.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail