¿Sabes cómo captar financiación bancaria?

¿Sabes cómo captar financiación bancaria?

Una de las principales necesidades de cualquier empresa es poder disponer de cash. Es decir, de recursos económicos necesarios para poder cubrir los diferentes gastos que se derivan de la actividad económica de una empresa y, de la misma manera, tener la opción de poder invertir en nuevos activos.

Queda claro, por tanto, que contar con un plan financiero que nos reduzca los riesgos, controlando que no se incrementen los gastos y mirando que los ingresos se igualen o superen según lo planificado, es clave para dar confianza y tener un crecimiento ordenado. Dicha premisa es aplicable tanto para empresas consolidadas como para emprendedores.

De esta manera, una de las peticiones más usuales por parte de nuestros clientes es conseguir financiación bancaria con las mejores condiciones posibles.

Antes de concretar reuniones con las diferentes entidades bancarias, resulta necesario elaborar un análisis del estado financiero actual de la sociedad y las previsiones, al menos, a cinco años vista. Mediante un estudio pormenorizado, podremos evaluar cuáles son las necesidades y cómo debemos presentar la documentación a las diferentes entidades bancarias.

Tenemos muchos clientes que cuentan con una buena situación financiera, con unas previsiones razonables pero en cambio las entidades les piden garantías o avales personales. Al solicitar financiación bancaria, esta es una de las grandes batallas.

Así y, a fin de poder evitar que los socios deban avalar personalmente o deban otorgar demasiadas garantías, sería interesante pensar un poco ‘out of the box’.

Los bancos, en general, entienden que la apuesta en una startup es arriesgada y a largo plazo. Sin embargo, a veces, podemos ceder algunas concesiones a cambio de que nos otorguen la financiación en las condiciones que pretendemos.

Hemos de partir de la base que la relación banco cliente se basa en la confianza. Por otro lado, cualquiera de ellos siempre quiere que le aporten negocio.

De este modo, por ejemplo, si nuestra empresa es un e-commerce cambiar de proveedor de TPV virtual e implementar el de la entidad bancaria a la que solicitamos el crédito hace que la operación sea más atractiva para ésta última. Otra concesión que resulta interesante en este sentido, es comprometer a los empleados de la startup o de la empresa para que abran cuenta en esa entidad. Estas medidas gustan ya que aportan negocio extra al banco y generan confianza.

En esta línea, otro punto a considerar a la hora de presentar la documentación es estructurar claramente en qué se gastaran los fondos estableciendo un plan de negocio concreto para la actividad para la que necesitamos la inversión. A modo de ejemplo, si necesitamos cash flowpara dar el salto internacional a otro país, deberíamos aportar, a parte de la documentación relativa al negocio y su estado financiero en general, un business plan específico que explique de manera concisa de qué forma se desarrollará este salto internacional, en qué países, con qué timing, qué objetivos se fijan y qué acciones, entre otras cuestiones. Esta información más las métricas y previsiones financieras futuras, nos dará pie a que el banco tenga más clara la operación financiera.

Si estamos dispuestos a ponernos en la piel del banco y pensar qué podemos ofrecer que resulte convincente y genere confianza a la entidad, tendremos más posibilidades de que nos concedan el crédito que deseamos sin avales personales o con mínimas garantías ya que, al fin y al cabo, el negocio bancario se fundamenta en la creación de confianza mutua.

Resumiendo, para captar financiación necesitamos poder generar confianza y aportar negocio al banco, especificando documentalmente el motivo del crédito y las previsiones financieras futuras.

¿Quieres conseguir las mejores condiciones de financiación? Tactius y sus partners son prescriptores de las principales entidades bancarias. Cóntactanos

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
¿Tu despacho profesional funciona como una empresa?

¿Tu despacho profesional funciona como una empresa?

¿Conoces algun despacho con departamento comercial o de comunicación?

Después de asesorar a algunos despachos profesionales de diferentes sectores y especialidades, como despachos de abogados, de arquitectos o, incluso, clínicas médicas; hemos observado que uno de los mayores problemas que tienen es la dificultad de tratar su negocio como una empresa.

Los profesionales colegiados, independientemente de su profesión, actúan de forma parecida.

Tanto abogados, como médicos o arquitectos, por ejemplo, tienen un alto grado de conocimiento sobre su especialidad pero, en muchos casos, desconocen cómo funciona y se gestiona una empresa en todas sus vertientes: desde la propia gestión del equipo profesional y la política de comunicación interna, a cómo captar clientes o en qué consiste crear una identidad y estrategia digital.

Si lo consideramos de forma lógica, un despacho, debería funcionar de la misma manera que cualquier empresa. ¿Y cómo se organiza una empresa? Creando departamentos por áreas: el departamento financiero, el de recursos humanos, el de marketing y comunicación, el comercial o el legal, por citar algunos. No obstante, esta misma estructura raramente se observa en los despachos profesionales que, por el contrario, acusan las mismas necesidades que cualquier otro negocio. Entonces, ¿porqué no se estructuran de la misma manera? Simplemente, por una cuestión de tradición, sectores y falta de conocimiento. Aquí, es donde escoger a un buen consultor de negocio que nos ayude a estructurarnos mejor y que cree los diferentes departamentos de forma interna o mediante un outsourcing de servicios, puede resultar clave.

Si tienes un despacho, es importante empezar a salir de tópicos tan conocidos como, por ejemplo: mis clientes nos conocen por el ‘boca a boca’, ‘siempre lo hemos hecho así’ o ‘todos mis empleados forman una gran familia’.

Con el fin de ayudar a estos profesionales colegiados y a dar el paso para empezar a actuar como cualquier empresa, profesionalizando así la estructura de su negocio, hemos pensado algunos consejos o tips sobre diferentes puntos clave que creemos que debes tener una cuenta.

Tratar tu despacho como una empresa.

En primer lugar, analiza tu despacho (a nivel operativo, digital, de línea gráfica , humano, comercial, financiero y a nivel de marketing y comunicación). A continuación, crea una estrategia transversal para cada una de las áreas que has evaluado y diferencia, en la misma, la política externa (clientes, proveedores, partners, etc…) de la interna (empleados y local/oficina). Por último, considera qué acciones debes tomar en cada una de las áreas y crea medidores que te permitan estudiar, a posteriori, el resultado de las mismas, con el objetivo de corregirlas o bien mejorar las que se han tomado.

Sin perjuicio de lo comentario anteriormente, en la mayoría de los casos existen normas deontológicas que nos reducirán mínimamente las acciones que se pueden adoptar en todas las áreas.

No obstante, la necesidad de dar un salto adelante es más acuciante que nunca. Los sectores están evolucionando. Cada vez tenemos más startups de Legaltech como ‘Bigle Legal’, ‘Pyme Legal’ o ‘Mil contratos’. Existen directorios como ‘Top Doctors’ que listan a los mejores profesionales de la medicina. ‘Habitissimo’ es uno de los primeros Marketplace que une al usuario con los profesionales de la construcción, arquitectos e interioristas. Las startups que surgen funcionan como empresas. Quizás es el momento de que tu despacho se transforme.

Empieza el cambio, nosotros te ayudamos.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Cinco películas que todo emprendedor debe ver

Cinco películas que todo emprendedor debe ver

“Motivación”. Ese es el secreto cuando las emociones grises ponen a prueba esa gran idea en la que vienes trabajando desde hace meses, y todo tu proyecto entra en crisis. Como en una montaña rusa, sabes que no siempre podrás estar arriba viéndolo todo color de rosa, pero sí es verdad que existen píldoras mágicas con sabor a séptimo arte, que te pueden ayudar: películas que inspiran a los emprendedores a seguir.

Ciudadano Kane

Citizen Kane fue la ópera prima de Orson Welles que narra la vida de Charles Foster Kane, un magnate de la prensa que lo ha tenido todo, dinero, fama, prestigio y mujeres, pero en el momento de su muerte entiende lo que es de verdad importante en la vida.

En Busca de la Felicidad

Chris Gardner (Will Smith) es un padre soltero que lucha por sobrevivir hasta que consigue unas prácticas no retribuidas en una prestigiosa firma bursaria con la esperanza de finalizar sus estudios con un trabajo y un futuro prometedor. Sin seguridad económica alguna, Chris y su hijo deberán perseverar y superar los tremendos desafíos que la vida les planteará.

Armas de mujer

Porque también emprender es cosas de mujeres, esta película de los años ´80 cuenta la historia de Tess (Melanie Griffith), una joven secretaria neoyorquina de origen humilde, que desea por encima de todo llegar a la cima de la empresa donde trabaja. Sin títulos académicos, formación profesional ni posición social, Tess deberá descubrir de lo que es capaz para conquistar la gran manzana.

El Juego de la Fortuna (Moneyball)

En 2001, Billy Beane (Brad Pitt), director general de los Atléticos de Oakland (béisbol), se hizo famoso al conseguir grandes éxitos por medio del método “Moneyball”, programa que consiste en construir un equipo competitivo con menos recursos económicos que la mayoría de los equipos de las Grandes Ligas, empleando métodos estadísticos por ordenador para lograr el máximo potencial de los jugadores.

Red Social

Una noche de otoño del año 2003, Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), alumno de Harvard y genio de la programación, se sienta delante de su ordenador y empieza a desarrollar una nueva idea: TheFacebook. Lo que comenzó en la habitación de un colegio mayor pronto se convirtió en una revolucionaria red social. Seis años y 500 millones de amigos después, Zuckerberg es el billonario más joven de la historia.

Ahora ya lo sabes, si la marea sube prueba con uno de estos estupendos filmes y unas buenas palomitas, para volver a encontrar esa motivación que te impulsó a emprender. Y si tienes duda en algún punto del camino, ya sabes que en Tactius trabajamos para hacer realidad tu negocio.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail