Diez consejos para sobrevivir a un viernes

Diez consejos para sobrevivir a un viernes

El viernes te puede encontrar eufórica, impaciente y contando cada minuto hasta las seis de la tarde para poder salir a la calle y que el aire de otoño te pegue en la cara y sentirte libre, aunque sea hasta el próximo lunes a las 9 am. También te puede encontrar al borde de un ataque de histeria porque tienes exactamente 8 horas, si es que no te quieres quedar un viernes trabajando en la oficina cuando todos ya se fueron, para ejecutar una to-do-list de tareas pendientes que vienes arrastrando desde el martes. O bien, te puede encontrar indiferente, tranquila y como si fuese un día más, no sientes esa presión en columna vertebral que te hace querer salir corriendo y te tiene inquieta, o ese pico de estrés en el pecho por todas las tareas que tienes que terminar hoy sin falta.

No importa cuál de estos tres panoramas es el que hoy tienes sobre tu espalda, estoy segura de que estos diez consejos te salvarán en más de una ocasión.

Diez consejos para sobrevivir a un viernes

He recopilado los mejores tips que he leído en los últimos tiempos para sobrevivir a cualquier viernes en la oficina. Si alguno de ellos te sirve, te recomiendo que lo apliques hasta que sea un hábito más para que tu rutina en la oficina sea más saludable. Enjoy it!

  1. Dormir bien para evitar el sueño en la oficina
    Primero, es prioritario que establezcamos un horario fijo para dormir, ya que nuestro organismo actúa como un reloj y es necesario preservar su buen funcionamiento. Debemos acostarnos diariamente a la misma hora y dormir por un lapso mínimo de 8 horas.
    Fuente: http://oficinaybienestar.com/

  1. La silla, tu mejor aliada
    Ajusta su altura hasta colocar tus brazos y tu cuerpo de forma correcta. Las extremidades deben formar un ángulo de flexión con el codo que debe ser superior a 90º. El asiento de trabajo deberá ser estable, proporcionando al usuario libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.
    Fuente: http://prevention-world.com/

  1. Ataca primero las tareas más difíciles
    Prioriza y enfréntate a las tareas más complejas lo más pronto que puedas. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.
    Resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad.La otra cara de la moneda es dejar todo para el final y arriesgarte a cometer errores por no estar en tus mejores condiciones físicas y mentales.
    Fuente: www.entrepreneur.com

  1. Dedícate a atender un tema a la vez
    Si crees que ser multitarea es una ventaja, estás equivocado. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá, acto seguido, tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.
    El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, lo harás en menos tiempo. En lo posible, evita distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.
    Fuente: www.entrepreneur.com

 

  1. Planifica tus tareas en término de tiempo
    Regula cuanto tiempo debes demorarte en cada tarea, de modo que sepas cuando estás atrasado y así podrás forzarte a concentrarte más. El planificar las tareas en término de tiempo, es la manera más eficaz de aprovechar el al máximo tu concentración y así no tener que modificar los horarios. Se aconseja seguir la regla de los tres ochos: ocho horas para trabajar, ocho para el ocio y ocho para descansar.

  1. Aprende a decir que no
    Puede que odies decepcionar a los demás, pero por el bien de tu productividad, aprende a decir que no. Es imposible complacerlos a todos. Si le dijeras que sí a todos y a cada solicitud o favor que te piden, no tendrías tiempo de terminar lo que tienes que hacer.
    Fuente: www.accionpreferente.com

  1. Confía en tu equipo
    Confía en tu núcleo de trabajo y asociados. Es bueno contar con opiniones variadas y diferentes puntos de vista que permitan no caer en errores o tomar medidas ante estos. Además, tienes que hacer un esfuerzo por mantener conexiones con estos. Cada uno puede dar su punto de vista acerca de lo que está pasando y para ello, la comunicación es la base de todo. Que haya sinergias entre el grupo ayuda al rendimiento del mismo. Los consejos y otros puntos de vista siempre pueden aportarnos puntos positivos. Sean más o menos útiles a la larga, siempre escucha lo que los de tu alrededor pueden aportarte.
    Fuente: http://es.workmeter.com/

  1. Desconecta durante el almuerzo
    Si haces jornada partida desconecta a medio día. Nada de hablar de trabajo. Ve a comer a casa y habla con tu mujer, o queda con un compañero. Si comes tú solo reserva un tiempo para dar un paseo en un parque cercano, recargarás pilas.
    Fuente: http://blog.davidtorne.com/

  1. Establece momentos para chequear tus redes sociales
    Sabemos que en la actualidad es indispensable estar conectado a la red, y dependiendo de tu trabajo incluso podría ser indispensable estar en todas las redes sociales, pero a menos que seas un Community Manager debes distribuir tu tiempo entre ésta y muchas otras actividades del trabajo, así que destina un poco de tiempo en la mañana y tarde para ver tus mails y unos 5 minutos cada media hora para chequear lo que necesites.
    Fuente: http://blog.holagus.com

  1. Libera tu escritorio.
    Pasa los últimos 15 minutos de cada día ordenando tu escritorio. Deshazte de lo que no es necesario y guarda lo que sí lo sea. David Allen, autor del libro Getting Things Done: The Art of Stress-Free Productivity, recomienda tocar sólo un trozo de papel a la vez. Valora su relevancia, actúa en consecuencia y ve por el siguiente.
    Fuente: http://www.forbes.com.mx/

  1. No te olvides de la música. Existen varias listas con canciones motivadoras para empezar el viernes con muchísimas ganas. Recuerda, Friday I am in love.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Dime cómo te vistes y te diré cuántos clientes pierdes

Dime cómo te vistes y te diré cuántos clientes pierdes

Cierre los ojos. Piense en un ejecutivo de éxito. Imagíneselo entrando con paso firme en una sala de reuniones. Abra los ojos. Probablemente su mente dibujó un hombre alto y moreno, con un impecable traje hecho a medida, con corbata de seda según los estándares de la moda y buenos zapatos italianos. Ciertamente, hay unos criterios aceptados por el mundo profesional sobre la apariencia y la vestimenta que debemos usar en el trabajo. Pautas variables según el sector y el propio rango del empleado pero que, en multitud de ocasiones, vienen marcados por la propia empresa quien dicta su código de conducta y profesionalidad y, en ellos, incluyen con todo detalle qué prendas son adecuadas para vestir durante el desarrollo de nuestra profesión.

Actualmente se demanda a cualquier profesional innovación, creación y nuevas fórmulas de éxito. Se requieren aptitudes, idiomas y habilidades. Confiamos responsabilidades de peso a nuestros empleados y, en cambio, no podemos confiar en su criterio cuando se visten para ir a trabajar. ¿Paradójico, no?

Steve Jobs comentó, a raíz de una entrevista, el criterio que seguía para escoger su atuendo durante la presentación de los productos de Apple en los que aparecía vistiendo unos vaqueros y un jersey negro. El directivo explicó la importancia de quitarse protagonismo y dárselo al propio producto, de mostrarse como una persona accesible, aún y siendo uno de los CEO más influyentes del mundo y, sobretodo, de generar empatía con el comprador potencial de ese producto, ya que su target es un público objetivo que no supera los 50 años de media.

Por desgracia, en el sector legal ni siquiera se piensa en la barrera que puede producir un traje y una corbata entre nosotros y nuestro cliente que, por ejemplo, podría ser un representante sindical o un empresario de éxito en el área de IT o de negocios online. Esas personas que en su ámbito profesional suelen ir vestidas con vaqueros y polos, muchas veces gracias a los diferentes varemos, normalmente más modernos, que marcan su propio sector nos verán con nuestro traje caro, corbata de Hermes y gemelos de oro. ¿Creen que se sentirán cómodos expresándose con libertad ante nosotros y sin que ello represente cierto recelo o una barrera en la comunicación?

Marketing de moda: ¿cómo captar clientes?

En mi experiencia, seguramente se podrían estar preguntando qué demonios le puede importar a este letrado mi minúsculo problema o bien acabar concluyendo que quizás prefiere que le represente otra persona que ofrezca una imagen más consonante con su empresa, con él mismo o con su asunto. Nuestra vestimenta cuando trabajamos marca de forma tácita el trato con nuestro interlocutor. Generamos empatía o distancia según la imagen que proyectamos cosa que puede resultar clave en el ejercicio de nuestra profesión. Vistiéndonos en consonancia a nuestro interlocutor conseguiremos que se exprese con mayor libertad y sin presión.

A nuestro cliente le importa bien poco cuánto afirmemos saber sobre leyes, la nueva reforma de algún oscuro reglamento o cuántas veces nos dejemos ver por la Audiencia Nacional gracias a los grandes casos que llevamos. Él quiere que le escuchemos y nos preocupemos por su problema, que le ofrezcamos soluciones reales, que le demos ese valor añadido que cada abogado o firma deber identificar, tener y comunicar a su target.

En cualquier empresa y, también, en un despacho de abogados hay dos puntos clave: Captar clientes y, luego, fidelizarlos.

De este modo, quizás es el momento de darnos cuenta que una de las armas implícitas que tenemos para convencer a nuestro cliente de que nos contrate o bien de que siga contratándonos en un futuro, es la imagen que proyectamos, la empatía y cercanía que puede crear nuestra vestimenta por asemejarse a la de nuestro interlocutor.

No es que defienda vestir en vaqueros sí o sí, pues un abogado debe usar traje en algunos ámbitos de su ejercicio profesional como podría ser cuando representa una causa en juicio o en una reunión con una empresa más tradicional. No obstante, el punto clave es aprender a dar libertad a los letrados para escoger la vestimenta en nuestro ámbito profesional y adecuarla al tipo de clientes que tenemos para así comunicar de la mejor manera, y ganar esa empatía imprescindible en el ejercicio de la profesión de abogado que, al final, hará que ganemos un cliente más.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
20 Frases para motivar el trabajo en equipo

20 Frases para motivar el trabajo en equipo

El trabajo en equipo es la clave para que cualquier empresa alcance el éxito. Un ambiente armonioso en el que las sinergias funcionan: desde la persona que se encuentra en el front desk recibiendo las llamadas de los proveedores, hasta el último comercial que hace dos días comenzó a trabajar a puerta fría. No importa si son 5 ó 100 empleados, mantener motivado a tu equipo es la regla Nº1 si quieres que tu negocio tenga una próspera y larga vida.

Por eso he recopilado 20 citas inspiradoras que puedes utilizar en esos días cuando el trabajo los sobrepasa. Si lo deseas puedes copiar el texto en un archivo de Word, imprimirlo y tenerlo siempre a mano. 20 reflexiones que te permitirán ver las cosas desde otra perspectiva.

Motivando el trabajo en equipo

  1. “Cuando las arañas tejen juntas, pueden atar a un león”. Proverbio etíope.
  2. “El trabajo en equipo es el secreto que hace que gente común consiga resultados poco comunes”. Ifeanyi Onuoha.
  3. “No des a tus empleados por sentado. Si no valoras a tu equipo, ellos no valorarán a tus clientes”. Richard Branson.
  4. “Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos”. Alejandro Magno.
  5. “Con un equipo entusiasmado puedes conseguir casi cualquier cosa”. Tahir Shah.
  6. “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”.
    Vince Lombardi.
  7. “No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él”. Magic Johnson.
  8. “Es mejor tener una persona trabajando contigo que tres personas trabajando para ti”. Dwight D. Eisenhower.
  9. “No es una cuestión de cómo de bien funciona cada proceso, la cuestión es cómo de bien funcionan juntos”. Lloyd Dobens.
  10. “El espíritu de equipo es lo que da a muchas empresas una ventaja sobre sus competidores”. George Clements.
  11. “Recuerda; el trabajo en equipo comienza construyendo confianza. Y la única forma de hacerlo es superando nuestra necesidad de invulnerabilidad”. Patrick Lencioni.
  12. “Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron”. Paul “Bear” Bryant.
  13. “Ningún miembro de la tripulación es alabado por la robusta individualidad de su remo”. Ralph Waldo Emerson.
  14. “Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”. Madre Teresa de Calcuta.
  15. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. Anónimo.
  16. “Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización”. James Cash Penney.
  17. “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”. Zig Ziglar.
  18. “Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”. Henry Ford.
  19. “La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”. Isaac Newton.
  20. “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos”. Lyndon Johnson.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail