IBTM: Cómo hacer el seguimiento de un evento en 5 puntos

IBTM: Cómo hacer el seguimiento de un evento en 5 puntos

¿Has asistido a IBTM 2016? Descubre cómo hacer el seguimiento de un evento en 5 puntos.  Aprovechando que estamos en semana de puente y que hace nada asistimos a IBTM, la feria más importante a nivel mundial del sector MICE en Barcelona, nos gustaría poder explicar porqué es importante el seguimiento de un evento y de qué manera lo podemos realizar.

En primer lugar, debemos diferenciar entre los eventos que organizamos y los eventos a los que asistimos ya sea como asistente o como expositor, ya que la forma de realizar el seguimiento postevento será algo diferente.

Si asistimos a un evento ya sea grande como IBTM o pequeño, resulta de capital importancia contactar y hacer un seguimiento de las nuevas oportunidades que hemos creado durante la feria. Los eventos, a parte de poder ir a picar algo en los stands o que nos regalen un par de bolis, es una fuente importante de nuevos potenciales clientes. Así siempre debemos emplear un tiempo después de cada evento para poder contactar a los nuevos profesionales que hemos conocido.

¿Cómo hacemos el seguimiento post evento?

Siguiendo estos 5 puntos que explican cómo realizar un seguimiento después de un evento y su importancia a nivel comercial.

  1. Es necesario realizar una revisión de las tarjetas y del material recopilado durante la feria. Podrás ver si tienes tarjetas duplicadas con tus compañeros de trabajo y podrás decidir quién debería contactar con cada profesional según el campo de expertise de cada uno de vosotros.
  2. Aunque haya tarjetas que pienses que no tienen interés para vuestra empresa, no las descartes. Nunca se sabe que necesidades cruzadas pueden surgir y, debido a que para vuestra empresa no lo consideráis como target, esa condición puede permitirte ser más agresivo comercialmente.
  3. Investiga sobre cada uno de los contactos hechos en el evento tanto en su web como en las redes sociales (como por ejemplo, LinkedIn o Twitter). Este ejercicio nos servirá para enfocar el mensaje que enviaremos, recordar lo comentado durante el evento y descubrir nuevas posibles necesidades.
  4. Redacta un mensaje para realizar el seguimiento del evento o de la feria. El mensaje debería siempre contener una parte generalista en la que nos referiremos al evento o a la feria como nexo de conexión y motivo para contactar a cada profesional. Seguidamente explicaremos sucintamente nuestra empresa. Esta parte del mensaje será igual para cada miembro de nuestro equipo que asistió en el evento. Sin embargo, resulta imprescindible adaptar el resto del mensaje a nuestro interlocutor basándonos en lo que comentamos durante la feria (para ello, resulta útil realizar anotaciones sobre cada tarjeta de visita durante el evento), así como aquello que hayamos podido descubrir en su web o en las redes sociales y que creemos que puede ser de interés para nuestro target.
  5. El mensaje siempre debe ser lo más concreto posible y sin caer en la promoción o publicidad de productos, servicios u ofertas. Deberíamos acabar nuestro mensaje de contacto post evento proponiendo una reunión o una videoconferencia para concretar los aspectos que creemos interesantes en persona.

Aprovecha y asiste a los eventos que son de interés para conseguir nuevos clientes y no sólo a los de tu sector. ¡Podrás crear nuevas oportunidades de negocio, captar nuevos clientes y establecer relaciones con otros profesionales que pueden ayudarte en un futuro!

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
El buen jefe y el mal jefe

El buen jefe y el mal jefe

Uno puede ser un gran profesional y experto en lo que hace pero al final del día todo se resume a si tienes un buen jefe o un mal jefe. El bueno habrá fomentado el trabajo en equipo y te sentirás motivado, el malo habrá hecho de tu vida una miseria y seguramente bloqueado tus expectativas a todos los niveles. Esa es la simple ecuación que separa tu buen día en la oficina de otro malo en el infierno. Así que ponte cómod@ porque mis intenciones son prácticas: revelarte cómo detectar malos jefes…y evitarlos.

He trabajado en varias empresas y bajo diferentes tipos de profesionales pero jefes de verdad tuve muy pocos, al resto con el tiempo y experiencia les terminé poniendo la etiqueta de “gestores de personas” y los guardé en el cajón de los errores a no imitar. En cambio a esos que considero mis buenos jefes, y a quienes les guardo un gran aprecio, los tengo presentes en mi cabeza junto a mis buenos maestros de escuela y profesores de universidad.

Recuerdo una entrevista que le hicieron hace un par de años a Jack Ma, dueño de Alibaba y cuya vida es cuanto menos curiosa (prometo un día escribir sobre él y me entenderán). En cierto momento de la entrevista le preguntan “¿qué consejo le darías a las personas que quieren prosperar en la vida?” Jack Ma respondió con unos cuantos consejos para cada etapa vital pero éste es el que más me sirvió en ese momento profesional: “Antes de los 30 años no se trata de en qué empresa participas, sino a qué jefe vas a seguir. Es muy importante saber qué tipo de jefe vas a seguir. Un buen jefe te enseña de forma diferente”.

Detrás de cada jefe hay un grupo de subordinados que conviven con él más de ocho horas diarias para bien y para mal, y de quien cuyas vidas profesionales depende, así que no hay lugar a dudas del papel que juegan los jefes en la vida de muchos.

Para Robert Sutton, profesor de Stanford y escritor del best seller “Buen jefe, mal jefe. Cómo ser el mejor y aprender de los peores”, el éxito o el fracaso de cada jefe depende de lo bien o lo mal que gestione estas relaciones humanas. Estudios realizados por Robert Hogan en 2008, y a los que Sutton se refiere, ponen de manifiesto que cerca del 75% de empleados afirma que su supervisor inmediato es el aspecto más estresante de su trabajo.

Entonces, ¿cómo detectar a un mal jefe?

Sutton termina su libro analizando las causas que conducen a ser un mal jefe y proponiendo unas recomendaciones para ponerle remedio, no sin cierto humor. Éstos son los 12 comportamientos característicos de los malos jefes:

  1. Insultan de manera personal
  2. Invaden el territorio personal
  3. Aparecen sin invitación
  4. Amenazan verbal y no verbalmente para intimidar
  5. Hacen bromas sarcásticas y provocaciones como manera de insultar
  6. Envían correos electrónicos tipo bombas (o llamas)
  7. Hacen criticas con el propósito de humillar a sus víctimas
  8. Tienen rituales públicos para avergonzar o degradar
  9. Hacen interrupciones rudas
  10. Tienen doble cara (y así atacan)
  11. Ponen caras y gesticulan con lo que no es de su agrado
  12. Tratan a la gente como si fuera invisible

Las medidas que propone el autor para protegerse ante una situación como la que expone son:

  1. Escapar.
  2. Si la opción anterior no es posible:
    1. Mantener tan poco contacto como sea posible con los imbéciles del lugar para evitar el contagio.
    2. Utilizar el arte del distanciamiento e indiferencia emocionales, que consiste en no dejar que su veneno entre en contacto con el alma.
    3. Intentar, como jefe, ofrecer a sus colaboradores directos zonas libres de cretinos, para exponerlos a actitudes civilizadas en lugar de a situaciones reprobables.

Y para terminar y si quieres saber más sobre cómo sobrellevar un mal jefe, dejo este vídeo.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
El valor de LinkedIn: Networking y captación de clientes

El valor de LinkedIn: Networking y captación de clientes

LinkedIn es la red social creada por y para profesionales. Nos permite trasladar nuestro perfil profesional al mundo digital. Esta plataforma nos da la oportunidad de mostrar online toda nuestra experiencia y formación así como de conectar tanto con empresas como con profesionales.

Disponer de un perfil en LinkedIn es una de las mejores cartas de presentación, ya que es la principal plataforma online para hacer negocios y concretar alianzas estratégicas.

¿Qué utilidades prácticas se pueden obtener con LinkedIn?

Bien fácil, son múltiples y todas enfocadas a generar negocio:

  1. Generar nuevos negocios y oportunidades.
  2. Captar nuevos clientes.
  3. Contactar con profesionales de nuestro sector o de otros.
  4. Visibilidad de nuestro perfil profesional online.
  5. Publicar posts o noticias de interés.
  6. Publicar ofertas de empleo o bien buscar empleo.
  7. Contactar con profesionales a nivel internacional (la red cuenta con 300 M de usuarios de todo el mundo).
  8. Buscar proveedores o solucionar necesidades de nuestro negocio.
  9. Obtener patrocinio.
  10. Afiliarnos a grupos del sector o bien de nuestra profesión para estar al día de las noticias que surgen así como oportunidades de negocio o empleos.
  11. Obtener tráfico hacia nuestra web.
  12. Conocer las últimas tendencias de nuestro sector.

¿Cómo funciona LinkedIn?

El funcionamiento de LinkedIn no difiere casi en nada de cualquier otra red social. Quizás el hecho de que sea una plataforma profesional implica tener que completar más pasos a fin de registrarse, que no Twitter o Facebook.

Si bien es importante contar con un perfil de usuario, lo es más aún usar la red de forma diaria. Desde Tactius aconsejamos que si creemos que no seremos activos en las redes sociales de forma continua o bien no sabremos como desempeñarnos en ellas, es recomendable contratar a un Community Manager o a una consultoría que nos ayude a gestionar nuestra imagen digital.

  1. Crea tu CV en LinkedIn: Es esencial crear un perfil profesional competente. Para ello resulta clave poner una foto profesional, explicar con detalle nuestra experiencia laboral, formación académica, títulos, intereses profesionales, aptitudes y buscar personas que puedan recomendar nuestro trabajo, ya que parte importante de esta red es la reputación online de nuestro perfil.
  1. Una vez creado el perfil, LinkedIn te solicitará elegir un plan: Premium o Básico. La cuenta gratuita suele ser más que suficiente. Si bien es cierto que la cuenta Premium ofrece muchas más posibilidades si queremos hacer acciones de captación de clientes específicas dentro de la red.
  1. A continuación, debemos agregar nuestros contactos profesionales. Estos pueden ser: compañeros de trabajo, de la universidad o escuela, profesionales de tu sector, etc. La manera más rápida de realizar esta acción sería exportando nuestros contactos de Gmail o Outlook. En caso contrario, se puede ir solicitando el contacto con cada uno de ellos individualmente.
  1. Una vez configurado nuestro perfil y formada la red de contactos, resulta interesante seguir a empresas de nuestro sector o bien a potenciales clientes ya que de este modo recibiremos las noticias que vayan publicando. Esta información es clave para ir conociendo nuestro target, competencia o descubrir nichos de mercado.
  1. Igualmente, es necesario participar en grupos relacionados con nuestra profesión o estudios con el fin de interactuar con el resto de profesionales y ampliar nuestra red de contactos.
  1. Una de las opciones más interesantes que permite LinkedIn es enviar y recibir mensajes a nuestros contactos. Esto nos permite realizar una tarea de captación y fidelización de clientes de forma constante ya que podemos ir agregando los profesionales que creamos más interesantes (nuestro target) a nuestra red para luego presentarnos y explicar nuestros servicios.

Una vez tenemos configurado nuestro perfil, hay que tener en cuenta diversos factores. Para ello, hemos elaborado una serie de consejos para el buen uso de LinkedIn.

Consejos sobre cómo usar LinkedIn

  • Número de contactos: Es importante disponer de un buen número de contactos (idealmente más de 500) ya que el buscador de LinkedIn tiene en cuenta el número de personas que conocemos para posicionarnos en las búsquedas que realizan las empresas o los profesionales. Así, si un cliente busca ‘abogado Barcelona’ que estemos en la primera página de resultados depende en parte de la cantidad de contactos de nuestra red.
  • Perfil actualizado: Debemos contar con un perfil actualizado. Para ello, debemos ir introduciendo los cambios en nuestra vida profesional.
  • Uso de la red: Deberíamos conectarnos a LinkedIn entre media hora y 1 hora al día, como mínimo.
  • Tags: Usar los tags correctos en la definición del perfil para ser de los primeros en aparecer en los resultados de una búsqueda.
  • Organización de la red: Es aconsejable ordenar los contactos mediante tags para poder luego mandar mensajes según las categorías que hemos creado.
  • Solicitud de contacto: Deberíamos realizar búsquedas de nuevos contactos que formaran parte de nuestro target a diario. No se debe pedir más de una vez la solicitud de contacto a una misma persona (LinkedIn nos podría bloquear).
  • Conjuntar el mundo offline con el online: Es recomendable trasladar nuestras reuniones profesionales a LinkedIn. Es decir, después de una reunión con un potencial cliente es conveniente enviar una solicitud de contacto a través de LinkedIn o bien seguir a ese profesional en Twitter.
  • Herramienta digital: Esta plataforma resulta ser una buena herramienta para hacer seguimientos post-eventos o post-congreso de los contactos nuevos que hemos obtenido.

Nuestras conclusiones

 LinkedIn se ha convertido en una herramienta imprescindible para cualquier profesional. Actualmente, no contar con un perfil en esta red representa perder miles de oportunidades de captar nuevos clientes o poder dinamizar nuestra empresa y generar un mayor volumen de negocio.

Si bien es importante contar con un perfil de usuario, lo es más aún usar la red de forma diaria. Desde Tactius aconsejamos que si creemos que no seremos activos en las redes sociales de forma continua o bien no sabremos como desempeñarnos en ellas, es recomendable contratar a un Community Manager o a una consultoría que nos ayude a gestionar nuestra imagen digital.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail