Videomarketing para despachos de abogados

Videomarketing para despachos de abogados

Según business.com, el 96% de las firmas B2B ya han adoptado estrategias de marketing que incluyen vídeos, y la mayoría de las marcas han visto un crecimiento de un 157% de tráfico orgánico con los vídeos añadidos a la ecuación. Las predicciones de Cisco, por otra parte, revelan que para el año 2017 el videomarketing abarcará el 69% de todo el tráfico online. ¿Cuáles son las marcas que mejor están utilizando las diferentes estrategias de videomarketing?

Compartimos dos ejemplos de nuestros últimos trabajos de videomarketing para despachos de abogados.

 
Video corporativo de Art Sport Law, despacho de abogados especializados en deporte. El vídeo se creo para potencializar su servicio de consulta legal online.


Vídeo corporativo que expone de manera muy visual y dinámica los servicios y las ventajas de nuestro cliente Lawlinguists, agencia de traducción legal. El mismo video se repite en castellano, italiano, alemán y francés para captar diferentes mercados. El vídeo se utiliza en la Home de la web y como herramienta viral en las redes sociales.

Diseñamos, producimos y montamos vídeos corporativos para empresas, vídeos 360º o virtuales, vídeos sobre proyectos realizados, vídeos para eventos, spots comerciales o tutoriales para clientes, vídeo presentación de producto/servicio, entre otros: vídeo de storytelling, testimonios, entrevistas, video-blog, vídeo e-mail o vídeo concurso.

Escríbenos a info@tactius.com y podemos asesorarte y ayudarte durante todo el proceso. ¡Somos muy fans del videomarketing!

 

¿Qué debe tener una página web de abogados?

¿Qué debe tener una página web de abogados?

Internet se ha transformado en el mejor escaparate para cualquier despacho de abogados interesado en captar clientes. Teniendo en cuenta que Google es el sitio idóneo para consultar rápidamente todas las dudas legales o no legales, lo más probable es que tu potencial cliente escriba directamente en el buscador “abogado civil en Madrid” o que plantee su duda de manera semántica escribiendo, “necesito un contrato de confidencialidad en Barcelona”. Si la página web de tu despacho está optimizada y funcionando, tienes muchas probabilidades de que haga clic en tus servicios.

Los motivos para tener una página web actualizada y optimizada son claros: además de un canal de ventas abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana, tu web es una plataforma virtual para poder presentar los servicios del despacho y su equipo e, incluso, ser un espacio de consulta para tus clientes, siempre y cuando alimentes el blog de tu web con contenido práctico.

Entonces, ¿qué debe tener la página web de un despacho de abogados? A continuación encontrarás una lista a tener en cuenta si estás pensando tanto en crear tu página web como en renovar la que ya tienes.

Estructura clara y contenido amigable
Para que una página web funcione al margen de cualquier detalle técnico o de SEO, lo principal es tener bien claro quién es nuestro cliente y a partir de ahí, diseñar una estructura web práctica y al grano, cuyo contenido hable el mismo idioma que nuestro target. Y cuando digo hablar el mismo idioma me refiero a una comunicación clara y directa. No es lo mismo hablar del régimen de insolvencia que trata la ley 1116 de 2006 con otro abogado que conoce el tema, que explicarle a un cliente los requisitos para acogerse al régimen de insolvencia.

Optimización SEO
Para que tu página web aparezca entre los primeros resultados de Google necesita cumplir con ciertas características que son indispensables. Puedes haber invertido en el diseño de tu web pero si no está optimizada, no te servirá de nada.
Mi consejo en este punto es que no escatimes en el SEO y contrates a un profesional porque si tu web no cumple con ciertos requisitos (palabras claves, etiquetas meta, url amigables, robot txt, etc) por más que tenga un diseño muy bonito, no te convertirá.

Call to action
Explícalo con las palabras que quieras, pero el objetivo de tu página web es captar nuevos clientes y fidelizar los existentes y para conseguirlo necesitas “llamadas a la acción” (call to action). Supongamos que la página web de tu despacho ya tiene una estructura clara y contenido amigable, además cumples con todos los requisitos SEO, sin embargo no consigues captar clientes a través de la web. Y es aquí donde varios despachos incurren en el mismo fallo, se olvidan del “call to action”, que no es otra cosa que “acciones” que buscan atraer clientes potenciales y convertirlos en clientes finales. ¿Cómo lo puedes hacer? Un simple formulario o el ofrecimiento de descargas de algún manual básico, por ejemplo, que le pueda llegar a interesar a tu cliente, a cambio de su e-mail; son sólo algunas de las posibles estrategias.

E-mail marketing
Son muy pocos los despachos que saben aprovechar este canal de comunicación para fidelizar a sus clientes y ponerlos al día de las últimas noticias en el despacho. Una vez al mes envía una newsletter a tus suscriptores y aunque no se trate de una herramienta de venta directa, intenta provocar cierta interactividad con tus clientes e influenciar de manera indirecta: puede ser que en ese momento no necesiten de tus servicios, pero estar presentes en su día a día puede servirte para ser recomendando.

Redes sociales
Las redes sociales pueden transformarse en un importante canal de comunicación y venta, siempre y cuando sepas qué estás haciendo. Así que antes que estar por estar, es preferible no estar. Sí, es importante para el posicionamiento de tu web tener redes sociales pero si no tienes un community manager especializado en tu área y que diariamente se encargue de actualizar y responder los comentarios en los diferentes perfiles, es preferible que no hagas nada porque puedes perjudicar la reputación de tu despacho. Pero insisto, las redes sociales bien elegidas y bien empleadas pueden ser un excelente canal de comunicación mucho más cercano que la web misma.

Blog
El blog como las redes sociales mantendrán tu página web viva, por eso es importante escribir un post al menos una vez a la semana y promocionarlo en todas las redes sociales. Si te tomas el tiempo de investigar qué es lo que tu target consulta en Google, puedes encontrar temas muy interesantes para atraer tráfico a tu web.

Resumiendo: puedes mantener esa esencia tradicional que distingue a tu despacho de abogados y, aún así, adaptar tu negocio a las nuevas tecnologías y, con ello, ampliar tu mercado. Piensa siempre cómo lo haría tu potencial cliente, ponte en sus zapatos y ¿por qué no?, realiza ahora mismo una búsqueda en Google tal cual lo haría tu cliente, usando las mismas palabras que él/ella utilizaría. ¿Aparece la web de tu despacho entre los primeros resultados?

 

Dime cómo te vistes y te diré cuántos clientes pierdes

Dime cómo te vistes y te diré cuántos clientes pierdes

Cierre los ojos. Piense en un ejecutivo de éxito. Imagíneselo entrando con paso firme en una sala de reuniones. Abra los ojos. Probablemente su mente dibujó un hombre alto y moreno, con un impecable traje hecho a medida, con corbata de seda según los estándares de la moda y buenos zapatos italianos. Ciertamente, hay unos criterios aceptados por el mundo profesional sobre la apariencia y la vestimenta que debemos usar en el trabajo. Pautas variables según el sector y el propio rango del empleado pero que, en multitud de ocasiones, vienen marcados por la propia empresa quien dicta su código de conducta y profesionalidad y, en ellos, incluyen con todo detalle qué prendas son adecuadas para vestir durante el desarrollo de nuestra profesión.

Actualmente se demanda a cualquier profesional innovación, creación y nuevas fórmulas de éxito. Se requieren aptitudes, idiomas y habilidades. Confiamos responsabilidades de peso a nuestros empleados y, en cambio, no podemos confiar en su criterio cuando se visten para ir a trabajar. ¿Paradójico, no?

Steve Jobs comentó, a raíz de una entrevista, el criterio que seguía para escoger su atuendo durante la presentación de los productos de Apple en los que aparecía vistiendo unos vaqueros y un jersey negro. El directivo explicó la importancia de quitarse protagonismo y dárselo al propio producto, de mostrarse como una persona accesible, aún y siendo uno de los CEO más influyentes del mundo y, sobretodo, de generar empatía con el comprador potencial de ese producto, ya que su target es un público objetivo que no supera los 50 años de media.

Por desgracia, en el sector legal ni siquiera se piensa en la barrera que puede producir un traje y una corbata entre nosotros y nuestro cliente que, por ejemplo, podría ser un representante sindical o un empresario de éxito en el área de IT o de negocios online. Esas personas que en su ámbito profesional suelen ir vestidas con vaqueros y polos, muchas veces gracias a los diferentes varemos, normalmente más modernos, que marcan su propio sector nos verán con nuestro traje caro, corbata de Hermes y gemelos de oro. ¿Creen que se sentirán cómodos expresándose con libertad ante nosotros y sin que ello represente cierto recelo o una barrera en la comunicación?

Marketing de moda: ¿cómo captar clientes?

En mi experiencia, seguramente se podrían estar preguntando qué demonios le puede importar a este letrado mi minúsculo problema o bien acabar concluyendo que quizás prefiere que le represente otra persona que ofrezca una imagen más consonante con su empresa, con él mismo o con su asunto. Nuestra vestimenta cuando trabajamos marca de forma tácita el trato con nuestro interlocutor. Generamos empatía o distancia según la imagen que proyectamos cosa que puede resultar clave en el ejercicio de nuestra profesión. Vistiéndonos en consonancia a nuestro interlocutor conseguiremos que se exprese con mayor libertad y sin presión.

A nuestro cliente le importa bien poco cuánto afirmemos saber sobre leyes, la nueva reforma de algún oscuro reglamento o cuántas veces nos dejemos ver por la Audiencia Nacional gracias a los grandes casos que llevamos. Él quiere que le escuchemos y nos preocupemos por su problema, que le ofrezcamos soluciones reales, que le demos ese valor añadido que cada abogado o firma deber identificar, tener y comunicar a su target.

En cualquier empresa y, también, en un despacho de abogados hay dos puntos clave: Captar clientes y, luego, fidelizarlos.

De este modo, quizás es el momento de darnos cuenta que una de las armas implícitas que tenemos para convencer a nuestro cliente de que nos contrate o bien de que siga contratándonos en un futuro, es la imagen que proyectamos, la empatía y cercanía que puede crear nuestra vestimenta por asemejarse a la de nuestro interlocutor.

No es que defienda vestir en vaqueros sí o sí, pues un abogado debe usar traje en algunos ámbitos de su ejercicio profesional como podría ser cuando representa una causa en juicio o en una reunión con una empresa más tradicional. No obstante, el punto clave es aprender a dar libertad a los letrados para escoger la vestimenta en nuestro ámbito profesional y adecuarla al tipo de clientes que tenemos para así comunicar de la mejor manera, y ganar esa empatía imprescindible en el ejercicio de la profesión de abogado que, al final, hará que ganemos un cliente más.