La Santa Trinidad Digital

La Santa Trinidad Digital

En muchas ocasiones nos encontramos con clientes que nos piden ayuda para entender en qué consiste y cuál es la estructura mínima que se necesita para dar el salto al mundo digital. En este sentido, nuestra respuesta es que, como mínimo, se requiere lo que nosotros hemos bautizado como la Santa Trinidad Digital. Pero, ¿a qué nos referimos exactamente?

Fundamentalmente, consideramos que para poder dar ese salto y disponer de una identidad digital básica deberíamos tener 3 herramientas online imprescindibles:

  • Una web actual responsive con un contenido atrayente.
  • Una estrategia SEO profesional que se concretará en la optimización del SEO Onpage (en la web) y Offpage (mediante referencias externas).
  • La gestión profesional de las redes sociales corporativas juntamente con la redacción y publicación de artículos en el blog.

Cualquier identidad online pivota sobre éstos 3 ejes: Web, SEO y redes sociales.

No obstante, tal y como hemos comentado en otros artículos todo ello debería ir precedido de un análisis interno de nuestra propia empresa y, otro externo, del sector y competencia. Las conclusiones derivadas de éstos, deberían ayudarnos a marcar unos objetivos estratégicos que luego plasmaremos en acciones online o offline pero que, en todo caso, deberían obedecer a un misma estrategia de marketing y comunicación.

 

La Santa Trinidad Digital, se fundamenta, sobretodo en la creación de la web. Ésta, es el ancla virtual en el mundo online. La mayoría de acciones de marketing que creemos acabarán en nuestra web ya sea para convertir, esto es, para que el cliente compre nuestro producto o contrate nuestro servicio online o bien, para crear reputación de marca. Actualmente, todos entendemos que tener una web de tu empresa es imprescindible pero muy pocas veces nos paramos a pensar para qué la queremos, qué queremos comunicar y a quién. Siempre deberíamos hacernos estas 3 preguntas antes de crear una web. Desafortunadamente, se ha popularizado tanto y se cree tan necesario hoy en día que una empresa esté presente en el mundo online mediante su propia web, que pocas veces nos hemos encontrado con profesionales o compañías que se cuestionen estos 3 puntos y, al final, no deberíamos olvidar que una web, es una herramienta más dentro de un plan de negocio que debería estar meditado desde el principio.

No dudes en preguntarnos si quieres contratar nuestra Santa Trinidad Digital 😉

Ramon Pedragosa, CEO Tactius

 

 

¿Qué debe tener una página web de abogados?

¿Qué debe tener una página web de abogados?

Internet se ha transformado en el mejor escaparate para cualquier despacho de abogados interesado en captar clientes. Teniendo en cuenta que Google es el sitio idóneo para consultar rápidamente todas las dudas legales o no legales, lo más probable es que tu potencial cliente escriba directamente en el buscador “abogado civil en Madrid” o que plantee su duda de manera semántica escribiendo, “necesito un contrato de confidencialidad en Barcelona”. Si la página web de tu despacho está optimizada y funcionando, tienes muchas probabilidades de que haga clic en tus servicios.

Los motivos para tener una página web actualizada y optimizada son claros: además de un canal de ventas abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana, tu web es una plataforma virtual para poder presentar los servicios del despacho y su equipo e, incluso, ser un espacio de consulta para tus clientes, siempre y cuando alimentes el blog de tu web con contenido práctico.

Entonces, ¿qué debe tener la página web de un despacho de abogados? A continuación encontrarás una lista a tener en cuenta si estás pensando tanto en crear tu página web como en renovar la que ya tienes.

Estructura clara y contenido amigable
Para que una página web funcione al margen de cualquier detalle técnico o de SEO, lo principal es tener bien claro quién es nuestro cliente y a partir de ahí, diseñar una estructura web práctica y al grano, cuyo contenido hable el mismo idioma que nuestro target. Y cuando digo hablar el mismo idioma me refiero a una comunicación clara y directa. No es lo mismo hablar del régimen de insolvencia que trata la ley 1116 de 2006 con otro abogado que conoce el tema, que explicarle a un cliente los requisitos para acogerse al régimen de insolvencia.

Optimización SEO
Para que tu página web aparezca entre los primeros resultados de Google necesita cumplir con ciertas características que son indispensables. Puedes haber invertido en el diseño de tu web pero si no está optimizada, no te servirá de nada.
Mi consejo en este punto es que no escatimes en el SEO y contrates a un profesional porque si tu web no cumple con ciertos requisitos (palabras claves, etiquetas meta, url amigables, robot txt, etc) por más que tenga un diseño muy bonito, no te convertirá.

Call to action
Explícalo con las palabras que quieras, pero el objetivo de tu página web es captar nuevos clientes y fidelizar los existentes y para conseguirlo necesitas “llamadas a la acción” (call to action). Supongamos que la página web de tu despacho ya tiene una estructura clara y contenido amigable, además cumples con todos los requisitos SEO, sin embargo no consigues captar clientes a través de la web. Y es aquí donde varios despachos incurren en el mismo fallo, se olvidan del “call to action”, que no es otra cosa que “acciones” que buscan atraer clientes potenciales y convertirlos en clientes finales. ¿Cómo lo puedes hacer? Un simple formulario o el ofrecimiento de descargas de algún manual básico, por ejemplo, que le pueda llegar a interesar a tu cliente, a cambio de su e-mail; son sólo algunas de las posibles estrategias.

E-mail marketing
Son muy pocos los despachos que saben aprovechar este canal de comunicación para fidelizar a sus clientes y ponerlos al día de las últimas noticias en el despacho. Una vez al mes envía una newsletter a tus suscriptores y aunque no se trate de una herramienta de venta directa, intenta provocar cierta interactividad con tus clientes e influenciar de manera indirecta: puede ser que en ese momento no necesiten de tus servicios, pero estar presentes en su día a día puede servirte para ser recomendando.

Redes sociales
Las redes sociales pueden transformarse en un importante canal de comunicación y venta, siempre y cuando sepas qué estás haciendo. Así que antes que estar por estar, es preferible no estar. Sí, es importante para el posicionamiento de tu web tener redes sociales pero si no tienes un community manager especializado en tu área y que diariamente se encargue de actualizar y responder los comentarios en los diferentes perfiles, es preferible que no hagas nada porque puedes perjudicar la reputación de tu despacho. Pero insisto, las redes sociales bien elegidas y bien empleadas pueden ser un excelente canal de comunicación mucho más cercano que la web misma.

Blog
El blog como las redes sociales mantendrán tu página web viva, por eso es importante escribir un post al menos una vez a la semana y promocionarlo en todas las redes sociales. Si te tomas el tiempo de investigar qué es lo que tu target consulta en Google, puedes encontrar temas muy interesantes para atraer tráfico a tu web.

Resumiendo: puedes mantener esa esencia tradicional que distingue a tu despacho de abogados y, aún así, adaptar tu negocio a las nuevas tecnologías y, con ello, ampliar tu mercado. Piensa siempre cómo lo haría tu potencial cliente, ponte en sus zapatos y ¿por qué no?, realiza ahora mismo una búsqueda en Google tal cual lo haría tu cliente, usando las mismas palabras que él/ella utilizaría. ¿Aparece la web de tu despacho entre los primeros resultados?